En ocasiones, un empresario no sabe como debe actuar ante la revocación de la dimisión del trabajador (baja voluntaria), pues parece que una vez el trabajador ha comunicado su voluntad de marcharse, ya no puede arrepentirse y esa decisión es definitiva. Lo analizamos.

 

¿Puede un trabajador proceder con la revocación de su dimisión o baja voluntaria?

El supuesto de hecho es: El trabajador comunica a la empresa su renuncia al puesto de trabajo, presentando su dimisión y otorgando el preaviso legal correspondiente de 15 días.

Durante esos 15 días, el trabajador “se arrepiente” y comunica a la empresa su decisión de revocar y dejar sin efecto su dimisión. ¿Es eso posible? ¿Es legal?

Ya anticipo que LA RENUNCIA ES REVOCABLE SI LA RELACIÓN LABORAL SIGUE VIVA (y el empresario no ha contratado un sustituto)

 

Veamos el iter cronológico del acontecimiento

Un trabajador comunica a la empresa el día 5 del mes que desea finalizar su relación laboral, por lo que presenta escrito de baja voluntaria o dimisión con fecha de efectos del día 20 de ese mismo mes.

En esos 15 días el trabajador se arrepiente (sea cual sea el motivo por el cual el trabajador decida revocar esa dimisión) y lo comunica a la empresa, ANTES de la fecha de efectos (es decir, del 20 de ese mismo mes)

Si el empresario decide hacer caso omiso a esa voluntad de revocación de la dimisión, se trataría de un despido y sería considerado y calificado como improcedente por la jurisdicción social. Por lo que el empresario debería abonar la indemnización legalmente establecida.

 

¿Puede hacer algo el empresario para evitarlo?

SI. Aunque en cada situación prevalecerá una estrategia u otra, es habitual que cuando un trabajador toma este tipo de decisión (dimitir), no quiere permanecer en la empresa por más tiempo, y el empresario al recibir esa noticia no suele querer tampoco tener a un trabajador que en breve se marcha. En tal caso la solución es simple.

Si el trabajador comunica su voluntad de rescindir la relación laboral siendo obligado por la Ley a otorgar un preaviso a la empresa de 15 días, el empresario puede renunciar a ese preaviso, y por tanto conceder la baja voluntaria al instante.En ese caso, se puede acordar con el trabajador que no es necesario que nos de 15 días, suscribir un documento de baja voluntaria (a ser posible de puño y letra del propio trabajador), e indicando al trabajador que puede marcharse hoy mismo (dando instrucciones inmediatas a la asesoría laboral para que tramite la baja en la Seguridad Social)

Otra opción, es que ante la comunicación de dimisión del trabajador, el empresario decida contratar a un sustituto. Quien se ocupará de las mismas funciones (cargo y categoría) del trabajador saliente. Si esta nueva contratación se produce antes del posible y eventual arrepentimiento del trabajador, éste ya no podrá reincorporarse (aunque la jurisprudencia y la doctrina jurídica tienen un debate abierto sobre si el empresario estará obligado a reubicar al trabajador que revoca su dimisión).

 

Jurisprudencia que avala la solución anterior

STS de 1-07-2010, Rec. 3289/2009
STSJ Madrid 774/2018, núm. Rec. 361/2018

También en primera instancia la Sentencia del Juzgado de lo Social nº1 Toledo, sentencia 64/2018, Autos 637/2017 (buscar en bases de datos)

 

Puede interesarte:
Despido disciplinario. Cómo despedir correctamente