¿Quieres conocer cómo funciona la Ley de Segunda Oportunidad? En este artículo te lo explico. ¿Necesitas un abogado especializado en materia concursal? Contáctame.

 

¿Qué es la ley de Segunda Oportunidad?

 

La ley de segunda oportunidad, o también llamada mecanismo de la segunda oportunidad, es un recurso legal para renegociar o eliminar deudas en caso de que un individuo no pueda hacerles frente. Esta será capaz de sobrepasar una mala situación económica debido a un endeudamiento extremo, pero sin olvidar los derechos de cobro de los acreedores. 

Se encuentra reglamentada en la Ley 25/2015 del 28 de julio, del mecanismo de segunda oportunidad, y entró en vigor el 30 de julio del 2015. 

“En este ámbito se enmarca de manera muy especial la llamada legislación sobre segunda oportunidad. Su objetivo no es otro que permitir lo que tan expresivamente describe su denominación: el que una persona física, a pesar de un fracaso económico empresarial o personal, tenga la posibilidad de encarrilar nuevamente su vida e incluso de arriesgarse a nuevas iniciativas, sin tener que arrastrar indefinidamente una losa de deuda que nunca podrá satisfacer. […]”

De hecho, en España existen dos leyes, la Ley Concursal y la Ley de Segunda Oportunidad, cada una con los mismos objetivos sociales y efectividad de cobro. Siendo la Ley Concursal aplicable a empresas y personas físicas, mientras que la Ley de Segunda oportunidad para personas físicas solamente. Si bien, ambas se encuentran refundidas en el Texto Refundido de la Ley Concursal, normativa aplicable a cualquier concurso que se inicie.

Es importante recalcar que, para poder poner en juego la ley de la segunda oportunidad, resultará obligatorio cumplir con una serie de parámetros que te explicaremos más adelante. 

 

¿Quién puede acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad?

 

Es un recurso al que pueden recurrir las personas físicas, tanto particulares como individuos autónomos que no puedan pagar sus deudas. Por tanto, NO es aplicable a empresas societarias (SL, SA, etc,…).

El procedimiento es, en normas generales, idéntico para el caso del particular y de los autónomos, siendo su mayor diferencia el dónde deben dirigirse para iniciarlo.

Así, en el caso del particular, éste deberá solicitarla ante un notario (y en su caso, ante la jurisdicción civil), mientras que el autónomo al registro mercantil o cámara de comercio correspondiente (y en su caso, ante los juzgados de lo mercantil). Además, ambos deberán cumplir con los siguientes parámetros obligatorios: 

 

Requisitos para acogerse a la ley de Segunda Oportunidad

 

  1. El concurso no puede ser culpable. Es decir, que la situación de insolvencia no se haya producido por culpa grave o dolo. 
  2. No mentir sobre la situación de insolvencia atravesada y no ocultar ninguna documentación que pueda resultar relevante para el análisis del caso. 
  3. No estar condenado a delitos socioeconómicos, falsedad documental o patrimonial en los 10 años anteriores a la solicitud. 
  4. Mostrar indicios de un intento para llegar a un acuerdo extrajudicial de pagos con los acreedores antes de la solicitud. 
  5. Haber satisfecho los créditos contra la masa y los privilegiados. Se le llaman créditos contra la masa a los originados con posterioridad a la declaración de la ley de segunda oportunidad. Puede decaer siempre que se demuestre el interés de querer pagar los créditos. 
  6. No poseer antecedentes de situaciones similares anteriores. Es decir, que el individuo no cuente con deudas exoneradas por vía judicial en los últimos 10 años. 
  7. Comprobar que no ha rechazado una oferta de trabajo acorde a su capacidad profesional en los últimos 4 años que pueda ayudarle a cancelar las deudas.
  8. Aceptar ser incluido en el Registro Público Concursal, para que todos aquellos acreedores con un interés legítimo puedan consultar la situación en la que se encuentra. 

Ten en cuenta que aquellos individuos con deudas que excedan los 5 millones de euros no podrán recurrir a la ley de la Segunda Oportunidad como una opción para solventarlasTe recomiendo la lectura del artículo sobre qué ocurre cuando una empresa entra en Concurso de Acreedores.

 

¿Cómo reclamar la ley de Segunda Oportunidad?

 

  1. Deberás descargar el formulario de solicitud extrajudicial de pagos aquí, o consultar la ley de la segunda oportunidad en el BOE. Una vez lo tengas, deberás completar el formulario en su totalidad y adjuntar la documentación requerida en el mismo.
  2. A posteriori, tendrás que ir al notario correspondiente de tu localidad, para que este pueda designar un mediador que preparará y enviará al juez un acuerdo. Una vez aprobado, dicho acuerdo extrajudicial será entregado a los acreedores. 
  3. El mediador de la ley de segunda oportunidad realizará y planificará una reunión conformada por los acreedores y el mediador. Si se llega a un acuerdo, el mediador lo elevará público y será obligatorio por tu parte cumplir el plan de pago establecido
  4. Si no existe un acuerdo, el mediador encargado solicitará un concurso de acreedores, siendo de carácter obligatorio el ser asistido por un abogado durante el proceso. En este caso, el juez cambiará el cargo de mediador a administrador concursal, para la correcta gestión del caso. 
  5. Cuando se finaliza el concurso y se hayan liquidado los bienes o no reste masa activa por liquidar, podrás optar por solicitar la liberación de toda o una parte de la deuda. 

 

Recibe asesoramiento en Materia Concursal

 

Espero que este artículo te haya ayudado a solventar ciertas dudas acerca de cómo funciona la Ley de Segunda Oportunidad. Si necesitas asesoramiento por parte de un abogado especializado en Concurso de Acreedores, no dudes en contactarme. Puedes hacerlo escribiéndome a través de Whatsapp haciendo clic en el botón de abajo a la izquierda o en el formulario que encontrarás en la página de contacto.

Iniciar
1
¿Puedo ayudarte?
Hola, en que puedo ayudarte?

Escríbeme con aquella duda que puedas tener.